Menú

Geographica:Make data count.

categorías
Data Science
Ver todos los posts

Qué es el Internet de las Cosas

por Azahara 18/May/2017

Internet de las Cosas, o Internet of Things (IoT) en inglés, es un concepto que trasciende lo tecnológico, referido a miles de millones de objetos conectados digitalmente. ¿Pero, qué es? ¿En qué consiste? ¿De qué manera nos afecta a nivel tecnológico y social? En este artículo intentaremos contestar a éstas y otras preguntas relacionadas con este fenómeno tecnológico.

Se trata, en efecto, de una evolución natural hacia la digitalización. En los últimos años, los objetos conectados están creciendo exponencialmente, y las previsiones son de un crecimiento aún mayor. Las estimaciones más recientes de Gartner predicen que el mercado del IoT superará los 20.400 millones de objetos conectados, lo cual representará un gasto total de dispositivos y servicios de billones de dólares en todo el mundo.

Un mercado exponencial todavía incipiente, cuyas cifras abruman, que además de sus enormes ventajas, plantea problemas nuevos que representan auténticos desafíos a nivel tecnológico y de seguridad, sin olvidar su componente social.

¿Su objetivo? En términos teóricos, se trata de que la mayoría de los objetos estén permanentemente conectados a Internet para mejorar su funcionalidad, entre otras posibles utilidades, incluyendo aquellas que van más allá de un uso particular.

En un futuro no lejano se espera poder conectar los objetos en redes que faciliten su integración, con el fin de lograr que todo sea inteligente y esté conectado, incluyendo a las personas, los procesos y los datos. La gestión de grandes cantidades de información para proporcionar conocimiento útil para el día a día o con otros fines que finalmente también busquen el bien común es una meta cada vez menos utópica.

Origen del término IoT y su potencial

El término lo propuso Kevin Ashton a finales del siglo pasado, directivo de Procter & Gamble, concretamente en el Auto-ID Center del MIT celebrado en 1999, donde se realizaban investigaciones sobre la identificación por radiofrecuencia en red y tecnologías de sensores.

internet de las cosas

Si bien en sus inicios se limitaba a ordenadores, smartphones y tablets, en los últimos años ha aumentado exponencialmente el número y variedad de dispositivos conectados

Desde aquel primer y decisivo impulso, en el que Ashton tuvo mucho que ver, han pasado casi dos décadas y el concepto se ha popularizado de forma paralela al vertiginoso crecimiento del fenómeno, cuyo componente revolucionario ha generado un gran entusiasmo.

No exageramos afirmando que el IoT promete transformar el mundo y, con ello, también a nosotros mismos. Sobre todo, considerando el impacto que ha tenido ya Internet, uno de los inventos más importantes de la humanidad, tanto en nuestras vidas como en el conjunto de la sociedad, puesto que IoT constituye un desarrollo tecnológico clave dentro de la Red de redes.

¿Qué es el Internet de las Cosas? Una breve definición

Antes de abordar el potencial del IoT, es importante hacer un paréntesis para definir su concepto de forma breve a partir de lo apuntado. Así pues, el Internet de las Cosas alude a la posibilidad de que cualquier objeto esté conectado a Internet.

Si bien en sus inicios se limitaba a ordenadores, smartphones y tablets, en los últimos años ha aumentado exponencialmente el número y variedad de dispositivos conectados, entre otros grandes y pequeños electrodomésticos, bombillas, termostatos, videoconsolas o cámaras de vigilancia.

Igualmente, podríamos dar lista prácticamente interminable de objetos del ámbito profesional e industrial igualmente conectados o conectables y, yendo más allá, podemos afirmar que el Internet de las Cosas abarca también a las personas, puesto que modifica su forma de actuar y relacionarse, así como los procesos sociales, industriales y de negocio.

Por IoT, así pues, se entiende una colección de objetos ilimitados permanentemente conectados en un escenario digital que aspira a que todo sea inteligente mediante la gestión de grandes cantidades de información.

Dentro de este contexto de Big Data, enfocado a las personas en última instancia, el fin del IoT es centrarse tanto en una utilidad personal como social. Por lo tanto, esta tendencia supondrá la focalización en la persona, buscando la personalización máxima, sin perder de vista las posibilidades que ofrece para el progreso social.

Entre otros fines, con el objeto de mejorar la gestión de las ciudades, hacerlas más habitables y sostenibles, además de impulsar la economía en general con nuevas oportunidades de negocio o, por ejemplo, aportando un plus de sostenibilidad.

Se trata, en suma, de un concepto trascendente, cuyo desarrollo representa la próxima evolución de Internet, de gran utilidad para transformar datos emitidos a través de sensores en valiosa información. Su utilidad tiene un gran potencial, orientada tanto a hacernos la vida más fácil gracias a un innovador manejo multidispositivo como proporcionando datos que pueden utilizarse en aplicaciones de distinto tipo a nivel individual o agregado.

Un futuro lleno de posibilidades y desafíos

Más allá de las posibilidades tecnológicas que permite y de la creación de este nuevo mercado, a su vez impulsor de sectores de todo tipo, a nivel industrial, profesional o en el entorno de la Smart City, por ejemplo, el IoT está empezando a cambiar la manera en la que vivimos.

Son solo unos primeros pasos, pero no cabe duda de que la conexión hombre-máquina es uno de los campos más prometedores de IoT, creando sinergias positivas con la cada vez más fructífera inteligencia artificial. Con la gran ventaja de que los sensores inteligentes cada vez pueden serlo más, hasta llegar a tomar decisiones por sí mismos, mejorando su eficiencia.

internet de las cosas

En el entorno de la Smart City el IoT está empezando a cambiar la manera en la que vivimos.

Desde un enfoque más amplio, el presente y futuro del IoT depende en gran medida de la evolución e interacciones acontecidas entre las piezas del puzzle que conforman este Big World en el que vivimos, siempre bajo la égida de la era digital: desde el Big Data, el Big Analytics, el Data Science y el Data Governance, pongamos por caso, hasta el Internet de las cosas que nos ocupa.

Un potencial sólo aprovechable de la mejor manera haciendo frente tanto a los desafíos tecnológicos como a las necesidades y riesgos sociales que plantea esta nueva realidad, en la que la información es esencial para el progreso, además de ponernos en la palma de la mano la tan deseada moneda de oro de la economía digital.

El hecho de que los grandes datos sean uno de los nuevos motores de la creación de valor económico y social no debe eclipsar los posibles riesgos que también conlleva. Entre otros, el de la eficiencia energética, un aspecto todavía no resuelto, o también el de la seguridad.

Con respecto al problema energético, su solución podría venir del paralelo desarrollo que está produciéndose en tecnologías renovables como respuesta a un mundo cada vez más cálido. La lucha global contra el avance del cambio climático en la que está embarcada el mundo, por lo tanto, constituye un marco favorable para tal objetivo.

Será más fácil lograrlo conforme se vaya avanzando en la actual transición que supone el abandono de los combustibles fósiles en favor de una sociedad baja en carbono. Por su parte, la seguridad es otro caballo de batalla del IoT, puesto que el impacto del IoT amenaza con atentar contra la privacidad de los datos.

El mismo boom del IoT está haciendo que los datos sean cada vez más numerosos, al tiempo que en muchos casos se carece de tecnologías lo suficientemente seguras, entre otros factores que los convierte en vulnerables. Y, por lo tanto, son datos especialmente susceptibles de ser hackeados.

En definitiva, habida cuenta del positivo impacto que este nuevo paradigma está teniendo y llegará a tener, probablemente sea cuestión de tiempo que éste y otros obstáculos sean salvados. Solo así el IoT que ya está aquí podrá desarrollar todo su potencial sin suponer un impacto negativo difícil de soportar, ofreciéndonos, entonces sí, posibilidades inéditas en la historia de la humanidad.

TAGSIoT

¿Te interesa?
Contacta con nosotros
Comparte
twitter facebook linkedin google

Suscríbete

Gracias por suscribirte

esc

Si estás pensando en algo, hagámoslo juntos.

Déjanos al menos tu email y nos pondremos en contacto en breve.

Enviando tu mensaje...

Gracias.
Lo dicho, en breve nos pondremos en contacto contigo.

Subir