Menú

Geographica:Make data count.

Ver todos los posts

Tres usos del IoT que están haciendo a las ciudades más inteligentes

por Azahara 8/Mar/2017

Internet of Things o IoT, por sus siglas en inglés, tiene tantas y tan amplias aplicaciones en las Smart Cities que resulta imposible realizar un listado cerrado. En términos generales, cuentan con una infraestructura tecnológica capaz de mejorar la gestión urbana de forma cualitativa en diferentes áreas, como los tres usos del IoT que vamos a ver en este post: transporte, energía y mantenimiento del mobiliario urbano.

Lo hacen mediante la recolección, agregación y uso inteligente de los datos con el fin de ofrecer una mejor calidad de vida a sus residentes, siempre desde la eficiencia. Para ello aprovechan la revolución de datos que supone Big Data, así como los sensores y tecnologías de tratamiento de datos de bajo coste.

El mismo concepto de IoT alude a una red basada en datos obtenidos a partir de la interconexión online de objetos físicos. En concreto, es a través de un hardware especializado como se logra una conectividad que además consigue determinados comportamientos en función de lo programado.

Usos del IoT en redes de sensores interactivos

En el contexto de las ciudades inteligentes, esta tecnología avanzada permite dibujar la urbe del futuro. Buscar soluciones para una mejor administración municipal que, en muchos casos, son ya una realidad.
Desde el control y descongestión del tráfico, la mejora de la eficiencia energética o la gestión de residuos urbanos, entre un sinfín de posibilidades, el IoT puede hacer innovadoras aportaciones a las ciudades.

Se trata, en suma, de configurar un gran ecosistema interconectado en el que los recursos y servicios convencionales ganan en eficacia gracias a la tecnología. La diferencia la marca la utilización de esos datos obtenidos en tiempo real para responder a las necesidades de la ciudadanía.

usos del iot

Desarrollo de la solución Urbo que permite ver, analizar y correlacionar en tiempo real información de sensores.

Mediante el uso de captores en tiempo real los datos se recolectan y se convierten de forma inmediata en estadísticas utilizables. A su vez, éstas interactúan con otros procesos, dentro de ese complejo ecosistema que constituye la smart city.

Por otro lado, con las smart cities como pilar, el IoT brinda una visión general de la ciudad, con el fin de poder verificar qué pasa en cada momento, cómo evoluciona todo. Por lo tanto, esa red de sensores interactivos también ofrece las claves para seguir aumentando su eficacia continuamente.

Un ejemplo claro de cómo la información recopilada en tiempo real a través de los sensores puede ser procesada y utilizada para mejorar la vida de los ciudadanos, es Urbo, un dashboard para SmartCity, desarrollada por Geographica junto con Telefónica, que permite de forma clara y sencilla procesar la información proveniente de los sensores, visualizarla, analizarla y tomar decisiones a la vez que se hace la vida del ciudadano más fácil.

El transporte, el mantenimiento y la energía son problemáticas claves en las ciudades y, precisamente por ello, el IoT puede hacer una gran diferencia a la hora de implementar proyectos de smart city.

El transporte: movilidad y calidad de vida

El transporte es uno de los usos del IoT que está haciendo las ciudades más inteligentes. En términos de movilidad el desafío es facilitar a los ciudadanos recursos de fácil acceso, idealmente ecológico y económico para responder a sus necesidades cotidianas.

El IoT ayudará a integrar los diferentes modos de transporte, así como a reducir la congestión, facilitar el aparcamiento y, en suma, optimizar el espacio urbano, escaso por definición. El caso de Estocolmo es interesante, una de las ciudades pioneras en este aspecto.

En la capital y ciudad más populosa de Suecia los embotellamientos no solo merman la calidad de vida de sus habitantes y disparan las emisiones de gases de efecto invernadero, sino que además influye en la productividad de la ciudad.

Urbo Iot

Urbo permite visualizar la densidad del tráfico gracias al IoT

Ya en 2008 en los lugares de entrada de la ciudad se crearon 18 puntos de peaje de tarificación variable que penalizaban las horas punta. Una medida que demostró su gran eficacia, logrando una disminución del tráfico de alrededor del 14 por ciento.

Es decir, la ciudad se ahorraba 40.000 vehículos diarios y disminuye las emisiones aplicando una tecnología innovadora que no entraña complejidad y aporta grandes beneficios de cara potenciar la movilidad, proteger la salud y el medio ambiente.

Como es de esperar, actualmente los avances van muchísimo más allá. Hace pocos días Drive Sweden – organización gubernamental dedicada exclusivamente al desarrollo de la smart mobility en Suecia- publicaba un artículo del World Economic Forum que para 2030 esperan que los atascos sean cosa del pasado, gracias a la Smart Mobility.

Sin embargo, el caso de Suecia no es algo aislado, hoy en día podemos encontrar casos de éxito en los que la IoT ha permitido desarrollar sistemas que mejoran el tráfico y contribuyen a mejorar la vida de los ciudadanos. Algunos ejemplos son:

  • Smart Santander: Los sensores situados en las farolas de las carreteras permiten detectar la densidad de tráfico y por lo tanto, a través de una aplicación decir dónde hay más posibilidades de poder aparcar y/o calcular rutas alternativas para llegar a un mismo punto de la ciudad.
  • Birmingham: Este proyecto aún va más allá. En mayo de 2016, presentaron una aplicación que permite saber cuál va a ser la situación del tráfico en los próximos 30 minutos en un punto determinado de la ciudad con un margen de error relativamente bajo. Otra de las maravillas del IoT.

Mantenimiento del mobiliario urbano

Lograr un eficiente mantenimiento del mobiliario urbano es otro de los grandes desafíos de las ciudades. Una asignatura pendiente que abarca desde la infraestructura más común, como las luces de la calle o las papeleras y contenedores hasta los bancos o servicios relacionados con todos ellos.

Los contenedores de alta tecnología, por ejemplo, están popularizándose en numerosas ciudades. Los diseños y prestaciones son muy variadas, desde incluir conexión Wi-Fi o incluir paneles solares para compactar la basura hasta avisar al servicio de recogida de que necesitan vaciarse.

Volviendo a la solución que comentábamos con anterioridad, Urbo, permite visualizar en tiempo real el estado de todos lo contenedores de la ciudad para la que haya sido implantado, así, permite detectar cualquier tipo de anomalías y analizando los datos históricos, ayuda por ejemplo a la planificación de las rutas del camión de la basura en función de las necesidades reales. Por otro lado, la información en tiempo real otorga una gran exactitud que crea nuevas oportunidades para un manejo más eficiente de los recursos.

Entre otras posibilidades, los residentes pueden informar sobre daños en elementos urbanos a través de los teléfonos inteligentes o, mediante señales luminosas, avisarles de que las papeleras están llenas.

La energía: eficiencia inteligente

Otro de los usos del IoT puede ser el apoyo fundamental que supone en la integración de sistemas de detección y actuación conectados a la red con el fin de optimizar el consumo de energía.

Por otra parte, un aspecto esencial para afrontar la urbanización creciente, en especial para reducir el impacto ambiental de las ciudades, cada vez más difíciles de gestionar sin recurrir a una visión smart city.

En este sentido, la gestión de la ciudad desde un enfoque sostenible precisa la reducción del consumo de energía mediante nuevas propuestas, al tiempo que deben reducirse las necesidades energéticas.

La instalación de una iluminación pública inteligente junto con alertas civiles en caso de peligro, por ejemplo, ayudan tanto a un mejor consumo de energía como a mejorar la calidad de vida de sus habitantes, pudiendo llegar a salvar vidas.

Las nuevas tecnologías, en definitiva, brindan una oportunidad única para una gestión y un tratamiento de la información realmente transformadores que, en las ciudades, se traducen tanto en una mejora de servicios existentes como en la emergencia de otros nuevos.

Los ciudadanos, por su parte, se convierten tanto en usuarios como en actores, favoreciendo así mismo el desarrollo y buen funcionamiento de esos servicios inteligentes. Su rol activo puede ayudar a diseñar, y mejorar luego con su uso, proyectos innovadores en áreas como las mencionadas.

TAGSIoT

¿Te interesa?
Contacta con nosotros
Comparte
twitter facebook linkedin google

Suscríbete

Gracias por suscribirte

esc

Si estás pensando en algo, hagámoslo juntos.

Déjanos al menos tu email y nos pondremos en contacto en breve.

Enviando tu mensaje...

Gracias.
Lo dicho, en breve nos pondremos en contacto contigo.

Subir